Las neuronas espejo y el contagio emocional.

Written by on 15/04/2018

– “Las emociones se contagian…” Todos en algún momento hemos escuchado esta expresión. En esta entrada de Bracum desvelamos qué hay de cierto en tal afirmación y la manera en que la investigación neurobiológica estudia este campo. A este respecto, cuestiones esenciales relativas a la veracidad y a la forma en que se desarrollan los procesos de contagio emocional en nuestro sistema nervioso son analizadas a lo largo del presente texto.

Una de las finalidades de la ciencia es la de verificar o falsear, mediante estudios y experimentos, las diversas teorías explicativas que se van proponiendo en los diversos ámbitos de conocimiento. En este sentido, a partir de la observación apuntada por las ciencias sociales sobre la tendencia en el ser humano a compartir estados emocionales entre interlocutores, diversos equipos de investigación neurocientífica han analizado esta tendencia a la alineación o imitación automática de expresiones faciales, vocalizaciones y posturas entre interlocutores.

En este sentido, los datos obtenidos apuntan a la existencia de una serie de mecanismos de imitación automática que, de manera inconsciente nos impulsan a imitar el discurso, gestos, movimientos y expresiones faciales de nuestros interlocutores. De hecho, tan importante es este mecanismo que, aspectos como la tasa cardíaca o la dilatación pupilar, también se llegan a sincronizar (Prochazkovaab & Kreta, 2017).

En relación con lo anterior, la investigación llevada a cabo en el campo de la neurociencia social sugiere que la mera observación del estado emocional de otras personas activa, en el observador, la misma representación neural de aquel estado emocional y provoca los aspectos autonómicos y somáticos asociados a la emoción observada. A este fenómeno se le ha denominado “resonancia neural” o “emparejamiento cerebro-cerebro” (Anders y cols., 2011).

Así se ha sugerido que, por lo general, aun no siendo conscientes de los cambios sutiles que se producen en las expresiones faciales de otros, reaccionamos involuntariamente a aquellos y procesamos la información emocional relativa a los otros gracias a la interpretación de nuestra propia experiencia emocional resultante del contagio. A este respecto, se ha apuntado que, incluso el desarrollo de la empatía podría tener su origen en esta tendencia innata a imitar y a alinearnos emocionalmente con los otros.

CONTAGIO EMOCIONAL Y NEURONAS ESPEJO

El contagio emocional ha sido relacionado con las “neuronas espejo”, descritas por primera vez en la década de 1990 en el lóbulo parietal inferior y córtex premotor del cerebro de primates. Pero, ¿Qué son las neuronas espejo? y ¿Cómo fueron descubiertas?

En una serie de experimentos llevados a cabo con macacos, se observó que cuando un animal observaba cómo un congénere realizaba un comportamiento como por ejemplo alcanzar y coger un palo, manifestaba un patrón de activación cerebral que coincidía con el observado cuando era el macaco en primera persona quien realizaba la misma acción. A este conjunto de neuronas se les denominó neuronas espejo porque se activaban tanto con la ejecución de un movimiento como con la observación de otros realizando ese movimiento.

En los seres humanos, las neuronas espejo constituyen un sistema que conecta diversas áreas cerebrales (lóbulo parietal inferior, giro frontal inferior y surco temporal superior) y que podría constituir la base de funciones sociales avanzadas como la empatía, el procesamiento y compresión de las acciones, intenciones y emociones de los otros (Pfeifer y cols., 2008).

CONCLUSIÓN.

A tenor de las investigaciones analizadas en el presente artículo, parece plausible afirmar que en los seres humanos existen una serie de mecanismos neurobiológicos que, actuando de manera automática e inconsciente, nos impulsan a imitar a nuestros interlocutores. Estos mecanismos han sido conceptualizados como “resonancia neural” o “emparejamiento cerebro-cerebro” (Anders y cols., 2011).

El contagio emocional que se produce entre las personas podría constituir la base del desarrollo de la empatía y otras habilidades sociales superiores y las neuronas espejo podrían desempeñar un papel clave en todo el proceso.

Por eso, si quieres generar un clima emocional adecuado bien sea en casa, en el trabajo o en una reunión social, recuerda que está en tus manos el poder de contagiar con tus emociones.

Israel Alberola y Mª Carmen Pastor.

www.bracum.com

Educación, cerebro y ciencia.

2018

REFERENCIAS:

  • Anders, S.,  Heinzle, J., Weiskopf, N., Ethofer, T., Haynes, J. (2011). Flow of affective information between communicating brains. Neuroimage, 54 (1) (2011), pp. 439-446
  • Heyes, Cecilia. (2010). Where do mirror neurons come from? Neuroscience & Biobehavioral Reviews. Volume 34, Issue 4, March 2010, Pages 575-583.
  • Ocampo, B. & Kritikos, A., (2011).Interpreting actions: The goal behind mirror neuron function. Brain Research Reviews Volume 67, Issues 1–2, 24 June 2011, Pages 260-267
  • Pfeifer, J. H., Iacoboni, M., Mazziotta, J. C., & Dapretto, M. (2008). Mirroring others’ emotions relates to empathy and interpersonal competence in children. NeuroImage39(4), 10.1016/j.neuroimage.2007.10.032. http://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2007.10.032.
  • Prochazkovaab, E., & Kreta., M. (2017). Connecting minds and sharing emotions through mimicry: A neurocognitive model of emotional contagion. Neuroscience & Biobehavioral Reviews. Volume 80, September 2017, Pages 99-114
  • Saito, Y., Kubicki, M., Koerte, I., Otsuka, T., Rathi, Y., Pasternak, O., & … Mesholam-Gately, R. I. (n.d). Impaired white matter connectivity between regions containing mirror neurons, and relationship to negative symptoms and social cognition, in patients with first-episode schizophrenia. Brain Imaging And Behavior12 (1), 229-237

Tagged as , , , ,



Comments

Responder

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios



Search
Please visit Appearance->Widgets to add your widgets here